Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La inmortalidad del profesor

O de la profesora. Tanto da. Y es que leyendo hace un tiempo a Santos Guerra, un autor a quien he etiquetado unas cuantas veces por aquí, escritor prolífero, no solo en cuanto a libros y artículos --tal y como podemos ver, por ejemplo, en Dialnet-- sino también en su cita semanal en su blog El Adarve, me encontré con este texto de Rubem Alves. Enseñar es un ejercicio de inmortalidad. De alguna forma seguimos viviendo en aquellos cuyos ojos aprendieron a ver el mundo a través de la magia de nuestra palabra… Por eso el profesor nunca muere Este texto puede servir también de pequeño homenaje al recientemente fallecido Felipe Zayas;  aprovecho para recoger una entrada en su blog en esa línea: Ser mejor persona.

Y puesto que yo también he dado alguna clase, aunque haya sido a personas adultas, pienso si cuando comenzaban a dar sus pasos o balbuceos en euskera llegaron a ese punto. Y en la magia de algunos de mis profesoras y profesores que hicieran que aprendieran a ver el mundo tal y com…

Entradas más recientes

Quién te cerrará los ojos

Actualizando sitio web

"y tú más" o "y yo más"... según convenga

Primavera, Nadia Álvarez

cCA, sesión presencial en Grow Bilbao

¿Neutralidad del inglés?

Silvia Pérez Cruz, Mañana

Twitter, una vez más depende del uso

June's kaleidoscope, Secret Farewells

Pensando un poco sobre tecnologías en el aula